La Malinche DF

Malinchista es un término que algunos mexicanos usan para describir a otros mexicanos que muestran preferencia por cosas extranjeras, hablan efusivamente del orden y la pulcritud que se encuentran en el exterior, o son críticos con México y las costumbres mexicanas frente a frente sus contrapartes extranjeras.

La expresion malinchista (o la práctica, malinchismo) se remonta cinco siglos atrás a la mujer indígena Malinche —los aztecas la llamaban Malintzin y los españoles doña Marina— que sirvió de intérprete a Hernán Cortés, se convirtió en su amante y le dio un hijo.

Los incidentes en su vida temprana significaron que la Malinche hablaba maya y náhuatl, y junto con Gerónimo de Aguilar, que sabía español y maya, permitieron que Cortés se comunicara con los aztecas en su conquista de Tenochtitlán.

Para algunos, malinchista equivale a traidor, aunque esto es demasiado fuerte para su connotación real. Decir «no seas malinchista” en reacción a algún comentario, compra u opinión, puede ser tan inofensivo como molestar a un amigo sobre su elección de equipo deportivo favorito.

Algunos escritores han utilizado la figura de la Malinche para tejer hilos sobre la psique mexicana y la búsqueda perenne de una identidad nacional, en la línea de la idea de que el mestizos (personas de sangre mixta india y española) nacieron de la traición. Esta adaptación cuasi-freudiana de la doctrina del pecado original, que, por cierto, supone mayor precipitación en el despilfarro en el capitán del conquistadores que entre sus hombres, se popularizó el siglo pasado, con sus cubistas y surrealistas y algún que otro periodista incursionando en el existencialismo.

Contrasta con la visión práctica de malinchismo de los escritores del siglo XIX, cuando el exilio en Europa era, en la mayoría de los casos, una cuestión de supervivencia en tiempos políticos turbulentos. En su novela corta, El hombre de la situación:El Hombre de la Situación— Manuel Payno describe cómo Fulgencio, que regresa de Inglaterra, donde gastó generosamente el dinero de su padre para convertirse en un “caballero”, se siente avergonzado por las costumbres rústicas y los gustos poco refinados en la comida y el vestido de sus padres y hermanas. En sus esfuerzos por no ofender la sensibilidad recién descubierta del heredero de la familia, se encuentran escabulléndose en el local. fonda para algo de comida real: tostadas, quesadillas, Topo. No hay nada crítico aquí, solo burlas sobre la vanidad de la juventud.

La relación caliente y fría de México con lo extranjero, algo diluida en estos días globalizados, tiene dos casos especiales: Estados Unidos y España. Estos son los dos países con los que México tiene lazos económicos y culturales más estrechos. Pero incluso un núcleo duro malinchista se lo pensará dos veces antes de ensalzar las virtudes del gran vecino y rival del norte, o cantar las alabanzas de la península ibérica.

Podrías buscar por todas partes (en Internet y en los archivos microfilmados de un siglo de papel periódico) y no encontrar a un periodista mexicano que haya calificado alegremente a un presidente o ministro del gabinete con el prefijo “Educado en Harvard”. Esa es la costumbre de la prensa extranjera, para consumo extranjero. No quiere decir que no estudien o tomen cursos de posgrado en los EE. UU. y Europa, lo hacen, pero los primeros en la lista serán sus alma mater: Universidad Nacional Autónoma de México, Politécnico, Tecnológico de Monterrey o ITAM.

Finalmente, muchos malinchista en casa es un patriota en el extranjero, tal vez bebiendo nada más que whisky escocés en México, pero cuando está fuera exigiendo el verdadero tequila de agave azul. No se trata tanto de malos modales como de mala economía.

México en tu bandeja de entrada

Nuestro boletín gratuito sobre México le ofrece un resumen mensual de historias y oportunidades publicadas recientemente, así como joyas de nuestros archivos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.