Mexican Postage Stamp

el 12 de noviembre es Día del Cartero —Día del Cartero— en México. Tradicionalmente, es el día del año en que todos recuerdan a su hombre o mujer de correo local y le dan un pequeño regalo en agradecimiento por el trabajo que realizan. Con el auge de las compras en línea, vale la pena recordar también a los mensajeros…

De corredores a pie a caballos

En español, la palabra para publicar es correodel verbo correr, que significa correr. Es una referencia directa a los ‘corredores de mensajes’ originales (corredores) que precedió al servicio postal formalizado.

Los servicios postales no son nuevos en México. Durante la época de los aztecas, los caminos y caminos principales que conectaban diferentes lugares tenían pequeñas torres colocadas a lo largo de ellos, separadas cada diez kilómetros (seis millas) más o menos. Con estos en su lugar, los corredores de relevo llevarían mensajes escritos, así como otros artículos, usando las torres como estaciones de relevo y distribución. Cuenta la leyenda que el emperador Moctezuma comía pescado fresco, capturado diariamente frente a las costas de Veracruz, por medio de este sistema de ‘entrega en relevo’.

Cuando Hernán Cortés trajo caballos de Europa a México durante la época colonial, los jinetes reemplazaron a los corredores como medio para llevar los mensajes y mercancías entre los principales pueblos y ciudades del país.

Servicios postales y sellos postales

En 1813, México estableció su primer servicio postal formal, que entregaba mensajes regulares entre la Ciudad de México y las provincias cada mes. En 1824, el Departamento del Tesoro de México se hizo cargo del sistema postal y esto condujo a la emisión del primer sello postal de México, que presentaba al ‘padre’ de la revolución mexicana, Miguel Hidalgo y Costilla.

Otros desarrollos del servicio postal mexicano tuvieron lugar durante el reinado de Maximiliano, que incluyeron la instalación de buzones de correo en áreas urbanas. En 1910, Porfirio Díaz ordenó la construcción de la principal oficina de correos del país, el Palacio Postal, un gran edificio que permanece en funcionamiento hasta el día de hoy en el centro histórico de la Ciudad de México. En ese momento, los trenes también se usaban para transportar mensajes y mercancías por todo el país.

Servicios postales modernos y entregas de mensajería.

Hoy en día, el uso de los ferrocarriles casi ha desaparecido y los sistemas de transporte por carretera y aéreo se utilizan como medio para entregar correos y paquetes a largas distancias. Sin embargo, la ‘última milla’ de la entrega continúa a cargo de un ejército de hombres de correo dedicados —y cada vez más mujeres, aunque en México este sigue siendo un trabajo dominado por hombres— a pie, en bicicleta y, con mayor frecuencia, en motocicleta.

El auge de todo lo relacionado con Internet y, específicamente, con el correo electrónico, provocó una disminución precipitada del «correo postal»: cartas, tarjetas postales y otra correspondencia escrita que los trabajadores postales entregaban casi a diario ha sido reemplazada en gran medida por equivalentes electrónicos.

Más recientemente, el auge de las compras en línea en México ha creado un servicio ‘postal’ paralelo que comprende un pequeño ejército de mensajeros que entregan paquetes y mercancías, y que también sirven como repartidores y coleccionistas, recogiendo artículos de los hogares de los clientes cuando deciden devolverlos para un reemplazo o un reembolso. Las dos grandes empresas internacionales, DHL y FedEx, tienen amplias operaciones aquí y también hay varias empresas nacionales, la líder es Estafeta. El sistema postal nacional de México también tiene una división de mensajería y Amazon México también opera su propia red de servicio de entrega en algunos de los pueblos y ciudades más grandes de México.

Recordando sus servicios postales y de mensajería

Día del Cartero se estableció por primera vez en México el 12 de noviembre de 1931, y en 1947 la oficina de correos imprimió su primer sello especial que conmemora el trabajo y los esfuerzos de los repartidores postales de la nación, etiquetándolo como “Héroe Anónimo”.

Mostrando su agradecimiento con una propina

Si vives en México y regularmente recibes correo a través del correo regular, es tradicional darle un regalo a tu cartero o cartero local, generalmente una pequeña propina en efectivo en este día, o más probablemente durante el mes de noviembre el día en que recibes el correo. o ver a tu repartidor en tu calle.

En algunas localidades, los carteros dejan caer un pequeño sobre impreso en los buzones para recordar a las personas la fecha y en el que se puede depositar y devolver una pequeña propina en efectivo. El monto es discrecional; $ 50 pesos estaría bien, y el doble de esa cantidad si recibe regularmente correo postal en México. Esta muestra de agradecimiento es un protocolo cultural importante además de hacer una contribución a las personas que sirven a su comunidad local.

Propinas mensajeros

En estos días de compras en línea, muchas entregas ahora se realizan mediante mensajeros en lugar del servicio postal tradicional. Puede considerar pagar una pequeña propina ocasional al mensajero por las entregas, o si conoce a los mensajeros que atienden su vecindario, puede darles una propina en noviembre o, alternativamente, alrededor de la época de Navidad.

México en tu bandeja de entrada

Nuestro boletín gratuito sobre México le ofrece un resumen mensual de historias y oportunidades publicadas recientemente, así como joyas de nuestros archivos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.