Currency Exchange Mexico City Airport

El peso de México se ha mantenido sorprendentemente estable frente al dólar durante el último año, más sorprendente aún dado que los mercados han sido bastante volátiles por temor a que la Reserva Federal de EE. UU. pueda comenzar a subir las tasas de interés en cualquier momento.

Una cosa que la gente suele preguntarse es dónde estará el tipo de cambio dentro de uno o dos años. No faltan las proyecciones: el Banco de México publica una encuesta de analistas todos los meses que incluye la estimación promedio de más de 30 bancos de inversión y casas de bolsa.

Por supuesto, si fuera posible saber con certeza cuál será la tasa dentro de tres, seis o doce meses, el negocio correcto sería cambiar divisas, no hacer pronósticos.

Aquellos que siguen los pronósticos con regularidad también notarán que las estimaciones tienden a cambiar con los movimientos en el mercado ‘spot’ (tipo de cambio actual) en un mes determinado. Con bastante frecuencia, un mal mes para el peso resultará en una tasa estimada más alta (más pesos por dólar) para el final del año, y viceversa.

Lo más probable es que los modelos que se utilizan para pronosticar la tasa incluyan una serie de variables financieras que se mueven con el tipo de cambio o lo afectan, como las tasas de interés y la inflación.

Hay varias formas de pronosticar las tasas y, como señala Investopedia, ningún método es mucho mejor que otro.

La página de divisas del Banco de México incluye una gran cantidad de datos de tipos de cambio actuales e históricos. Como muestra el gráfico, desde principios del año pasado, el peso ha estado mayormente alrededor de 13 por dólar estadounidense, a veces justo por debajo o ligeramente por encima.

En lo que va de 2014, el peso ha cotizado por encima de 13 por dólar, aunque las proyecciones indican que terminará el año en 12,90 y se fortalecerá aún más a 12,70 o 12,80 para fines de 2015. Las razones de este optimismo son principalmente la expectativa de que la economía crecerá más del 1,1% del año pasado, y que las reformas políticas realizadas en la energía y otras industrias comenzarán a atraer mayores cantidades de inversión extranjera, haciendo que el peso gane a medida que los inversionistas traigan sus divisas y las cambien por pesos. Las proyecciones probablemente también tengan en cuenta cosas como el fin de la compra de bonos por parte de la Fed, e incluso la probabilidad de que las tasas de interés de EE. UU. comiencen a subir en 2015.

Las sorpresas son las que generalmente hacen que los tipos de cambio se desvíen significativamente de las proyecciones; los ejemplos incluyen una falla en el crecimiento económico, un salto repentino en la inflación, un déficit inesperadamente grande en la balanza de pagos. Hasta ahora, México no muestra signos de que esto suceda, aunque el crecimiento económico no ha sido tan bueno hasta ahora. Y, por supuesto, si se les pudiera ver venir, en realidad no serían sorpresas.

Ver también: Dinero en México | Costo de Vida en México

México en tu bandeja de entrada

Nuestro boletín gratuito sobre México le ofrece un resumen mensual de historias y oportunidades publicadas recientemente, así como joyas de nuestros archivos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.