Suitcases Stack

Por una variedad de razones, que incluyen la burocracia, la ceremonia y el hábito cultural, algunas situaciones que se desarrollan en México pueden parecer bastante frustrantes para los extranjeros desprevenidos.

A veces es porque uno está “acostumbrado” a que las cosas, especialmente las cosas supuestamente simples, sucedan de manera diferente (generalmente más rápido) de lo que sucedería aquí en México. A veces, la falta de algo que realmente necesita o le gustaría mucho dentro de un cierto período de tiempo puede generar frustración, inconvenientes o incluso pérdidas.

Si planeas vivir en México, necesitarás desarrollar un cierto grado de flexibilidad y ejercer una generosa dosis de paciencia contigo mismo y con los demás; no solo de vez en cuando, sino como una cuestión de rutina. Si no tiene un carácter flexible por naturaleza y no puede llegar a encontrar la paciencia en sí mismo, es posible que México sea un lugar muy desafiante para vivir.

Muchos extranjeros que se establecieron en México y ahora hacen de este país su hogar comparten historias sobre cómo se alejaron de estilos de vida estresantes para encontrar un ritmo más agradable en México. Cuentan cómo el proceso es casi catártico, pero solo cuando aceptaron cómo es México y dejaron de lado las demandas que alguna vez fueron habituales y que parecían plagar sus pensamientos. Esta transformación está muy bien narrada en el popular libro de Tony Cohan En Hora Mexicana.

Los extranjeros que vienen a vivir a México y no pueden encontrar la paz con cómo son las cosas aquí, por lo general comienzan a mostrar impaciencia, frustración e ira, lo que a veces puede conducir a una falta de respeto general en situaciones formales o informales. Inevitablemente, estas frustraciones caen en “oídos sordos” cuando se trata de la mayoría de las personas. Además, aunque los mexicanos no reaccionen exteriormente a un comportamiento antagónico, el resultado final de una situación podría empeorar para la persona que muestra un estado de ánimo bajo, mediante la obstrucción deliberada, o quizás el rechazo total, de sus deseos: no porque sea imposible. para cumplirlas, sino como respuesta a lo que se considera descortesía.

Mantener la calma, permitir que las cosas tomen su curso natural, ser flexible con sus planes y expectativas y ejercitar la paciencia son actividades nobles dondequiera que viva, y en México son particularmente útiles en situaciones cotidianas.

Ser extranjero en una tierra extranjera significa seguir las reglas de tu anfitrión. Dado que se estima que existe un millón de extranjeros que viven en México a tiempo completo o parcial, sugiere que las reglas no son tan difíciles de adoptar y, de hecho, pueden albergar algún valor interno.

Próximo: Parte 3 – Negociación y Negociación

México en tu bandeja de entrada

Nuestro boletín gratuito sobre México le ofrece un resumen mensual de historias y oportunidades publicadas recientemente, así como joyas de nuestros archivos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.